Cómo adaptarse a la vuelta al colegio

Para los adultos a veces resulta muy cuesta arriba el regreso al trabajo después de las vacaciones. Igualmente, para los pequeños, cómo adaptarse a la vuelta al colegio puede suponer todo un reto.

Curiosamente sus sentimientos son contradictorios. Por un lado, quieren seguir en casa compartiendo juegos y tiempo con la familia. Pero a la vez están deseando un reencuentro con los amigos y los juegos de clase.

Es importante que los mayores sepamos transmitir serenidad y tranquilidad a los niños. Aunque pueda ser un poco estresante el comienzo del curso, debemos intentar que ellos no lo noten demasiado. O al menos intentemos que, si tiene que haber algo de lío en casa, éste se  pueda enfocar más a una divertida actividad que a una situación de estrés.

Cómo adaptarse a la vuelta al colegio

adaptarse a la vuelta al colePara eso nos puede ayudar, por ejemplo, hacer partícipes a los niños de todos los preparativos de la vuelta al colegio.

Poner pegatinas de colores a los libros, forrarlos juntos, ir a comprar con ellos su mochila o material escolar… Les hace sentir importantes y ven el colegio un poquito más cercano.

Por supuesto es necesario readaptar los horarios de comidas y de descanso al inicio de las clases. En verano solemos tender todos a levantarnos, acostarnos y comer de forma un tanto anárquica, cosa que debemos modificar.

Cuanto más pequeños son los niños más tiempo de adaptación necesitan. Si te es posible, no lo dejes para el último día. Se encontrarán cansados y muy descolocados y les costará mucho más adaptarse.

En colegios o escuelas infantiles se suelen programar jornadas de adaptación para que los más pequeños y sus familias se incorporen gradualmente a la nueva situación. Hay casos en los que las jornadas laborales no permiten a las familias organizarse así, pero siempre que te sea posible utiliza esta pequeña ventaja, os resultará muy beneficiosa.

No te retrases

Algo que resulta muy importante y tranquilizador, mucho más de lo que nos imaginamos, es ser puntuales a la hora de recoger a los niños del colegio o de las actividades.

Para tí un par de minutos puede no parecer mucho, pero un niño que sale de clase, espera ver un familiar en la puerta. Cuando comprueba que nadie ha venido a recogerlo, que todos los demás compañeros se van y el patio se va quedando solo… para él esto supone el fín del mundo.

Si crees que vas a retrasarte aunque sea un minuto, explícaselo con antelación de forma que lo pueda entender: que no va a quedarse solo, que vas a ir a buscarle y que está en lugar seguro. E intenta que el retraso sea siempre una excepción.

Más allá del colegio

Aprovecha también que aún hay buen tiempo para realizar actividades al aire libre juntos. Un paseo hasta la papelería a comprar los cuadernos, o un ratito de parque con sus nuevos amigos, puede ser una gran motivación.

Y en general, enfocar la vuelta al colegio como un reencuentro, recordándoles todo lo divertido que han hecho el curso anterior y a todos los amigos que van a volver a ver, puede que les haga esperar el momento de inicio de las clases mucho más motivados.

Y tu… ¿Tienes algún truco para saber cómo adaptarse a la vuelta al colegio? ¡Déjanos tu comentario!

Cómo adaptarse a la vuelta al colegio
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *