Judo actividad extraescolar

El Judo es una actividad extraescolar deportiva que desarrolla en el niño su capacidad física y psíquica. Mejora su estado de forma. Al mismo tiempo aprende valores tan importantes como el compañerismo, la disciplian o el respeto hacia los demás.

Además, a través de la práctica del Judo se estimula la psicomotricidad y tiene la gran ventaja de que puede empezar a practicarse desde una edad muy temprana.

El Judo es uno de los juegos más antiguos de la humanidad y constituye la base de muchos otros deportes de combate. Aunque el judo no sólo se ocupa del entrenamiento físico. Aprender respeto, compañerismo y disciplina resulta imprescindible para convertirse en un buen judoka.

Judo

Favorece el desarrollo de la fuerza, coordinación, velocidad, flexibilidad y equilibrio. Como no conoce de antemano los movimientos y reacciones del compañero, el niño también ve estimuladas su inteligencia y la capacidad de toma de decisiones. Por todo esto ha sido declarado por la UNESCO como la mejor actividad deportiva inicial para niños y jóvenes de 4 a 21 años. Y lo más importante… ¡es muy divertido! Tiene la gran ventaja respecto a otras artes marciales de que permite pasarlo bien desde el primer día.

En cuanto a los factores físicos, es una de las artes marciales más completas que hay, ya que se ejercitan todos los músculos sin excepción, lo que logra en el niño un desarrollo armonioso y simétrico en la formación muscular y ósea; la práctica del judo le permite al niño fortalecer los huesos, incrementar la masa muscular y aumentar la elasticidad de músculos y tendones, sobre todo en edades de crecimiento.

Los programas de enseñanza están preparados para que el niño mejore la coordinación y la psicomotricidad, cualidades imprescindibles en edades tempranas. Además se practica descalzo por lo que previene y ayuda a corregir problemas físicos de crecimiento en niños como: pies (planos, valgos, etc.), columnas desviadas (escoliosis, cifosis y lordosis).

Beneficios del judo para los niños:

Desarrollo de las habilidades motoras básicas. Una de las reglas más importantes a la hora de hacer judo es aprender a caer correctamente, lo que evitará muchas lesiones durante las clases pero también fuera de ellas.

Favorece el desarrollo del aparato motriz.

Desarrollo de la fuerza, coordinación, velocidad, flexibilidad y equilibrio del niño.

El alumno aprende a conocerse a sí mismo y a dominar su cuerpo.

Desarrolla su poder de autocontrol.

A pesar de ser un deporte de contacto, transmite y enseña muchos valores a los niños: respeto, tolerancia, motivación, autoestima, educación, compañerismo, solidaridad, trabajo en equipo.

La práctica del judo en los niños aporta una serie de beneficios psicológicos, como son:

Desarrollo de la autoestima a nivel personal, social (escolar) y familiar.

Desarrollo de las capacidades de autocontrol.

Favorece la expresión de la afectividad.

Evita conflictos emocionales.

Aporta seguridad en sí mismo.

Desarrolla de la Psicomotricidad.

Favorece la percepción de sí mismo, de los demás y del espacio.

Si quieres saber algo más sobre la actividad extraescolar de Judo, llámanos.