futbol sala actividad extraescolar

Fútbol sala para colegios. El fútbol es una de las actividades extraescolares más demandadas y uno de los deportes más practicados en el mundo entero. Pueden jugar niños o adultos, siempre y cuando el juego se adapte a las exigencias y necesidades de cada uno.

En el fútbol para colegios es importante que los ejercicios se concentren en el desarrollo de las técnicas básicas de este deporte. El objetivo es alcanzar un grado elevado de perfeccionamiento, primordial para futuros rendimientos de alto nivel.

Buscamos trabajar con alumnos de infantil y primaria el desarrollo de ejercicios básicos. Estos son la práctica y perfeccionamiento de las habilidades motrices específicas: el remate, la conducción de pelota, el drible, el pase, la recepción del balón y el cabeceo.

Dominando estas técnicas y automatizándolas de algún modo, se le permite al niño mayor control del balón en el juego y que se concentre en la táctica, ya que debe resolver situaciones cambiantes en cuestión de segundos.

Beneficios del futbol sala:

El fútbol sala es una actividad extraescolar que reporta innumerables beneficios a los niños y adolescentes que la practican.

En primer lugar, se trata de un deporte y, por ello, implica un ejercicio físico fundamental para el desarrollo.

Además, las actividades que se desarrollan con una pelota tienen el plus de trabajar facetas que otras disciplinas no contemplan, como la coordinación y el equilibrio.

En niños que se encuentran en fase de crecimiento, sobre todo, el empleo del balón facilita un aumento de la densidad ósea del fémur. Produce mayores niveles de testosterona (de modo que se formará más tejido muscular). Incrementa la potencia muscular de las piernas y oxigena la sangre. Aumenta la potencia del salto, mejora la capacidad cardiovascular y estimula la visión periférica, la velocidad de reacción y la coordinación motora.

Más allá de la competición, el fútbol es compañerismo. Este deporte implica un necesario trabajo de grupo. Es más importante coordinarse con el compañero que las habilidades individuales. Esto repercute en el desarrollo de la empatía y la socialización de los niños.